miércoles, 29 de mayo de 2013

Ave María. Franz Schubert

          
El Ave María de Franz Shcubert, el que alguna vez nos hizo emcionar cuando nos casamos por Iglesia...
                                                                               



La pieza que es conocida comol Ave María de Schubert, sería en realidad un arreglo de una cación popular del poema "La dama del Lago" del Walter Scott, en el cual su personaje principal: La dama del Lago se iría a  esconder con su padre para evitar la venganza del rey hacia quien los había protegido desde que el rey los exilió. Se dirigían a esconderse en la "Cueva del duende". Allí ella entonta una oración a la Virgen María (Ave María) para implorarle su ayuda.



                                                 Ave María interpretada por Franz Shcubert                         


Las  primeras palabras y el estribillo  «Ave María», pudo ser la razón para que se adaptara la melodía de Schubert y llegar así al texto completo de la oración tradicional católica del Ave María.




                                              Ave María interpretada por Luciano Pavarotti



                                         Texto original en alemán y la traducción del poema 
.
Original Traducción
Ave Maria! Jungfrau mild,
Erhöre einer Jungfrau Flehen,
Aus diesem Felsen starr und wild
Soll mein Gebet zu dir hinwehen.
Wir schlafen sicher bis zum Morgen,
Ob Menschen noch so grausam sind.
O Jungfrau, sieh der Jungfrau Sorgen,
O Mutter, hör ein bittend Kind!
Ave Maria!

Ave Maria! Unbefleckt!
Wenn wir auf diesen Fels hinsinken
Zum Schlaf, und uns dein Schutz bedeckt
Wird weich der harte Fels uns dünken.
Du lächelst, Rosendüfte wehen
In dieser dumpfen Felsenkluft,
O Mutter, höre Kindes Flehen,
O Jungfrau, eine Jungfrau ruft!
Ave Maria!

Ave Maria! Reine Magd!
Der Erde und der Luft Dämonen,
Von deines Auges Huld verjagt,
Sie können hier nicht bei uns wohnen,
Wir woll'n uns still dem Schicksal beugen,
Da uns dein heil'ger Trost anweht;
Der Jungfrau wolle hold dich neigen,
Dem Kind, das für den Vater fleht.
Ave Maria!
Todos los besos..





¡Ave María! Virgen piadosa,
¡Escucha la oración de una doncella!
Tú puedes oír aunque sea de lo salvaje,
Tú puedes salvar en medio de la desesperación.
Seguros podemos dormir bajo tu cuidado,
Aunque exiliados, marginados e injuriados –
¡Virgen! Escucha la oración de una doncella;
¡Madre, escucha a una hija suplicante!
¡Ave María!

¡Ave María! ¡Inmaculada!
El lecho de piedra que ahora tenemos que compartir
Parecerá este edredón de plumas apiladas.
Si tu protección se cierne allí.
El aire pesado de la tenebrosa caverna
Se respirará como bálsamo si tu has sonreído;
Entonces, ¡Virgen! Escucha la oración de una doncella;
¡Madre, ten en cuenta a una hija suplicante!
¡Ave María!

¡Ave María! ¡Creada sin mancha!
Demonios repulsivos de la tierra y el aire,
De esta su acostumbrada guarida exiliados,
Huirán ante tu hermosa presencia.
Nos inclinamos a nuestra suerte de cuidado,
Bajo tu guía reconciliados;
Escucha por una doncella la oración de una doncella,
¡Y por un padre oye a una hija!
¡Ave María!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario con agrado...

Salvatore Donadío

Videos

Loading...